maquinas-de-helados

Sin categoría

La salvación en los supermercados

14 Ago , 2017  

Últimamente me he dado cuenta que los súpermercados me han sacado de todos mis apuros, te lo juro. Jamás me había dado cuenta —o al menos había sido tan consciente — de la variedad de productos que hay en este tipo de tiendas. Sé que parece una aclaración bastante obvia, pero no lo es, al menos para mí en este momento.

He necesitado productos de belleza, y creí que, por ser una cadena de supermercados no iba a tener productos de calidad. Sin embargo, no pude estar más equivocada, aparte de buen maquillaje, tenía precios muy accesibles que se podían acomodar a mis necesidades. Y aprendí que no todo son máquinas de helados o máquinas empacadora, que te puedes encontrar desde una sopa, hasta medicamentos muy codiciado, o hasta el pan dulce más exquisito en su panadería.

maquinas-empacadoras

No creas que me ha solucionado la vida solamente porque encontré productos de belleza, —para nada — son dos mis principales razones para estar agradecida de estas tiendas. Una de ellas fue que estaba buscando una lampara de escritorio; fui a muchísimos lugares, hasta esos en donde solamente se especializan en objetos para decorar el hogar, o que encuentras electrodomésticos como refrigeradores, máquinas lavavajillas, burós, soportes de cama, y no encontré nada; también intenté en tiendas de electrónica, y tampoco encontré mucho. Y al final fue en Walt-Mart en donde hallé una lámpara extremadamente barata y con diseños mucho más juveniles y que se adaptaban a mis gustos, que en todas las otras tiendas.

Yo sé, tal vez las vitrinas no son tan atractivas como en las tiendas departamentales, o las que son específicas en un ámbito. Sin embargo, encuentras muchas cosas de utilidad. Asimismo, encontré unas bocinas increíbles y más baratas que en todas las tiendas a las que fui. Por eso, se ha vuelto mi primera opción cuando quiero este tipo de objetos, cuando antes era la última en mi lista o ni siquiera estaba dentro de ella.

Aparte puedes hasta comer ahí, o conseguir máquinas de lavavajillas, o productos gourmet. Todo depende de la paciencia que tengas por las largas filas que se hacen, o por los múltiples pasillos en los que te terminas perdiendo, sin saber qué quieres en realidad o en dónde lo puedes encontrar.

No olvides compartir esta nota en todas tus redes sociales, y muchísimas gracias por leerme. ¡Hasta la próxima!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *